Saltar al contenido

Pizza de calabacín

    ¡Nos encanta la pizza! Italia es la cuna de uno de los platos de comida rápida más consumido del mundo, superando incluso a las hamburguesas.

    Tradicionalmente, los dietistas han hablado de ella en tono despectivo, ya que son principalmente las cadenas de fast food las encargadas de hacer llegar este alimento al gran público, usando ingredientes de ínfima calidad en su elaboración.

    Sin embargo, la pizza puede adoptar muchas y muy diversas formas, llegando incluso a convertirse en una aliada para cumplir con nuestros objetos de déficit calórico.

    Pizza con base de calabacín al horno

    El principal problema que representa la pizza, tal y como la conocemos, tiene que ver con su alto aporte de hidratos de carbono simples, procedentes de la masa, y elevado contenido en grasas saturadas, presentes en el queso.

    La sinergia entre las grasas y los hidratos da como resultado un alimento de alta palatabilidad, siendo un factor determinante en los trastornos de conducta alimentaria.

    Asimismo, nosotros proponemos una versión sana y nutritiva de la misma, sustituyendo la masa de trigo por una base de calabacín, además de emplear ingredientes sanos y con alta densidad nutricional.

    Ingredientes

    • Calabacín grande (masa) 1 ud
    • Huevo M (masa) 1 ud
    • Harina de avena (masa) 50 g
    • Mozzarella rallada (masa) 50 g
    • Sal (masa) 5 g
    • Mozzarella rallada 200 g
    • Pasta de tomate 1 cdta
    • Queso de rulo de cabra (rodajas) 6 ud
    • Hojas de rúcula
    • Tomates cherry
    • Orégano

    ¿Cómo hacer una pizza con base de calabacín al horno?

    1. Lo primero es preparar la base. Pelaremos y cortaremos el calabacín, quitándole la parte blanda con semillas del centro. Sobre un colador, rallaremos el mismo, y presionaremos con el puño tratando de eliminar toda el agua que contiene.
    2. Podemos espolvorear un pellizco de sal, lo que ayudará a que sude un poco más, eliminando más rápidamente la humedad. Lo secaremos bien con papel de cocina y meteremos en un bol, junto al resto de ingredientes de la masa.
    3. Dispondremos la mezcla totalmente homogeneizada sobre un papel de hornear o silpat, describiendo la forma que más nos guste. Con una espátula o cuchara, iremos aplanando la masa, hasta dejarla con un grosor no superior a los 0,5 cm.
    4. Entretanto, iremos precalentando el horno a 200 °C, con calor arriba y abajo, o función pizza, si nuestro horno la tuviera. Introduciremos la base sobre una bandeja a altura media, y hornearemos unos 15 – 18 min, o hasta que esté ligeramente dorada.
    5. Transcurrido el tiempo, sacaremos del horno, y colocaremos el resto de los ingredientes en el siguiente orden. Antes de nada, la pasta de tomate, que debe quedar perfectamente extendida y en la cantidad justa, o la masa se humedecerá demasiado.
    6. Seguidamente, el orégano, ya que, al estar seco, si lo echáramos al final, como muchos acostumbran, acabaría quemándose. Continuaremos con la mozzarella, las rodajas de queso de rulo de cabra, y unos tomatitos cherry partidos a la mitad.
    7. Opcionalmente, añadiremos un fino hilo de aceite de oliva virgen extra. La introduciremos en el horno a 220 º por un tiempo de 5 o 6 minutos, tras los cuales, la sacaremos para rematarla con unas hojas de rúcula.
    Descargar la receta en PDF
    Resumen
    recipe image
    Receta
    Pizza de calabacín
    Autor de la receta
    Publicado en
    Tiempo de preparación
    Tiempo de cocción
    Tiempo total