Saltar al contenido

Gratinado de tomate y pimiento con huevo

Aquí traigo una receta fitness muy sencilla de preparar y que ayudará en tu etapa de definición. Esta contendrá tan solo algo de verdura y huevo para aportar algo de proteína. Estamos hablando de una rico gratinado de tomate y pimiento con huevo.

¡Si estás preparado, enciende el horno y empieza a prepararlo!

Gratinado de tomate y pimiento con huevo

Plato para 2 personas:

Ingredientes

  • 1 Pimiento amarillo grande

  • 2 Tomates maduros

  • 1 Puerro

  • 1 Cucharada pequeña de comino en grano

  • 1 Cucharada pequeña de tomillo

  • 1 Hoja de laurel

  • 1/2 Cucharada pequeña de perejil

  • Un poco de azafrán

  • Pimienta negra

  • 2 Huevos

  • Sal

  • Aceite de oliva virgen extra

¿Cómo hacer gratinado de pimiento y tomate con huevo?

  1. Primero de todo tendrás que lavar y secar las verduras. Picar el puerro y cortar el pimiento amarillo en tiras, dejando a parte las semillas. Además de esto tendremos que trocear el tomate.
  2. Poner una sartén en el fuego el comino y dejar que este se tueste tan solo un poco. Añadimos un chorreón no muy grande de aceite de oliva y cocinamos el puerro con el laurel aproximadamente unos 5 minutos hasta que este se transparente.
  3. Tras hacer esto, añadimos el pimiento y cocinamos otros cinco minutos a fuego vivo. Sazonamos con el perejil y el tomillo, añadimos el tomate y el azafrán y echamos un poco de pimienta.
  4. Cocinamos esto a una temperatura más o menos media, moviendo bien, hasta que podamos ver que el tomate esté más o menos deshecho. A esto añadimos un poco de agua a medida que se vaya evaporando el líquido de la sartén.
  5. Cuando veamos que tenga una textura espesa, retiramos la hoja de laurel. Después repartimos la mezcla en dos sartenes individuales y formamos un huevo en el medio de la mezcla. Luego cogemos un huevo, lo rompemos y lo echamos en el hueco que hemos hecho en el medio.
  6. Cocinamos esto sobre fuego muy suave dentro del horno hasta que se cuaje a tu gusto. Esto puede ser aproximadamente entre 10 o 15 minutos.

Si quieres incluso puedes tapar la sartén para que el calor se acumule dentro y se cuaje mejor.

Y tras esto llega lo mejor, ¡es el momento de comer! un alimento muy rico, que aportará algo de proteínas y además es muy saludable.