Saltar al contenido

¿Qué es la dieta flexitariana?

El flexitarismo no es una dieta en el sentido estricto del término, sino una dieta destinada a consumir menos carnes rojas y pescados, pero sin renunciar por completo a ellos.

La dieta flexitariana tiene un fuerte componente ecológico, ya que defiende el consumo de alimentos de calidad que respeten el medio ambiente.

Dieta flexitariana

El origen de la dieta flexitariana

El flexitarismo surgió en los Estados Unidos en la década de 1990, cuando Mark Bittman, periodista del New York Times, hizo sonar la alarma sobre el consumo excesivo de carne por parte de los estadounidenses, en particular refiriéndose al impacto del gas en efecto invernadero de los rumiantes en el planeta.

Después de haber escrito varios libros sobre el tema, este último luchó en los televisores en la década de 2000 para crear conciencia.

El flexitarismo, mucho menos restrictivo que el vegetarianismo, parecía ser una buena forma de asegurar la transición entre una dieta muy carnívora y una dieta omnívora de agricultura razonada.

Los principios fundamentales de la dieta flexitariana

No prohibitiva

A diferencia de otras dietas alimentarias, la flexitariana no prohíben ningún tipo de comida. Tampoco es una dieta para adelgazar.

“El flexitarismo no tiene una regla fija, sino el deseo de pasar de la sobreabundancia alimentaria a una dieta más cualitativa”, afirma Damien Galtier, dietista.

Menos carne y pescado

El flexitarismo es algo similar a la dieta cretense, que ya aboga por una dieta rica en frutas y verduras, y un poco menos provista de carne y pescado.

Más específicamente, un flexitariano consume carne entre una o dos veces por semana (con un máximo de carne blanca en lugar de carne roja) y pescado una o dos veces por semana.

Así, el flexitarismo enfatiza la variedad de alimentos consumidos. Lo ideal es maximizar la presencia de verduras enteras, frutas frescas, frutos secos, oleaginosas, legumbres y cereales, principalmente para consumir la mayor cantidad posible de proteínas vegetales.

Natural y orgánica

La calidad de los alimentos también es una base de la dieta flexitariana, de lo contrario el proceso no tendría sentido.

Los alimentos provenientes de granjas intensivas generalmente tienen una proporción pobre de Omega 3 y Omega 6.

Por lo tanto, en lugar de comprar carne de cría intensiva en el supermercado, opta por comprar carne de buena calidad solo una vez a la semana.

También deben favorecerse las frutas y verduras de temporada. “El flexitarismo también anima a sus seguidores a consumir la menor cantidad posible de alimentos procesados”, prosigue el dietista Damien Galtier.

De esta manera, se motiva a los flexitarianos a consumir menos productos industriales, alimentos grasos y azucarados.

La dieta flexitariana, ¿Para quién está hecha?

El flexitarismo aboga por un menor consumo de proteínas animales, aunque sin prohibirlas, mientras que el vegano ya no come ninguna proteína animal.

En el veganismo, existe el riesgo de deficiencia de aminoácidos esenciales, vitamina B12, hierro y zinc, que requiere suplementación luego de un chequeo biológico.

Dado que la dieta flexitariana no impone restricciones, puede ser practicada por todos, aunque en casos de bebés, niños, mujeres embarazadas, personas en convalecencia y ancianos que necesitan más proteínas para asegurar su crecimiento y su estado de recuperación respectivamente, lo más recomendado es acudir a un especialista antes de comenzar a practicarla.

Ventajas del flexitarismo

En 2006, el gran estudio europeo EPIC mostró que el consumo excesivo de carne aumentaba el riesgo de desarrollar cáncer de colon.

Las personas que consumen demasiada grasa o azúcar también corren el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y diabetes.

“Las recomendaciones actuales de la OMS son consumir carne roja dos veces por semana. Por lo tanto, el flexitarismo estaría cerca de las recomendaciones actuales en términos de prevención cardiovascular”, asegura un dietista experto.

Sin embargo, ten cuidado: una menor ingesta de proteína animal debe complementarse con una mayor ingesta de proteína vegetal para alcanzar las recomendaciones, que son 1 gramo de proteína por kilogramo de peso por día.

Desventajas de la dieta flexitariana

Dado que esta dieta flexitariana se basa en comer la menor cantidad posible de platos industriales, requiere comprar y cocinar más, lo que puede ser un problema para las personas que tienen poco tiempo.

Por lo tanto, si este es tu caso, puedes recurrir a sitios que ofrecen comidas preparadas en restaurantes o contar con un cocinero en caso, pero eso implica un gasto adicional.

Si consumes más legumbres o productos de soja por la ingesta de proteínas vegetales, también debes aprender a cocinarlos añadiéndoles hierbas y especias.

De lo contrario, puede resultar insípido. Considera combinar una porción de cereales con tus proteínas vegetales para promover la asimilación por parte de tu cuerpo.

Por último, consumir alimentos orgánicos y locales también implica un cierto costo financiero.

“Por supuesto, lo ideal es llegar lo más cerca posible de una dieta basada en productos frescos y de temporada de la agricultura ecológica, pero, como es lógico, cada persona lo hace de acuerdo a sus gustos y obviamente sus finanzas”, concluye el dietista.